La influencia de la televisión y otras tecnologías en el acoso escolar


Con el fácil acceso a las nuevas tecnologías y el abuso del tiempo de televisión sin supervisión por parte de un adulto, se expone a los niños y adolescentes a todo tipo de información entre la cual se normalizan situaciones de violencia, estereotipos y prejuicios. 


Como el ejemplo más visible del riesgo de exponer a menores a información indiscriminada, son los casos muy conocidos de violencia protagonizados en la última década por niños y adolescentes, ampliamente divulgados por los medios de comunicación, en los que se pone de manifiesto que reproducen guiones imposibles de inventar en dichas edades, extraídos del cine, Internet o la televisión, y en los que se observa que disponen de una información para ejercer la violencia a la que en épocas pasadas no tenían acceso.


Los estudios llevados a cabo sobre la influencia de la televisión en las conductas violentas de niños y adolescentes permiten llegar a dos conclusiones generales:


1.- A corto plazo, se ha comprobado que los comportamientos y actitudes que los niños observan en la televisión, tanto de tipo positivo (la solidaridad, la tolerancia...) como de tipo negativo (la violencia...), influyen en los comportamientos que manifiestan inmediatamente después, y en los que se detecta una tendencia significativa a imitar lo que acaban de ver en la televisión. A largo plazo, se ha detectado que hay una relación significativa entre la cantidad de violencia televisiva vista durante la infancia y la cantidad de violencia ejercida en la edad adulta. De lo cual se deriva tanto la necesidad de proteger a la infancia y a la adolescencia de la violencia que puede llegarles a través de pantallas.


2.-
El excesivo tiempo frente a la televisión también incrementa el riesgo. Se ha observado que los niños que pasan mucho tiempo viendo la televisión tienen más dificultades para aprender a autorregularse y más tendencia a reaccionar con agresividad ante las frustraciones. En relación a la cantidad de tiempo, cabe destacar, también, que la repetida exposición a la violencia a través de las pantallas puede producir cierta habituación, llevando a ver la violencia como algo normal, inevitable, y reduciendo la empatía con las víctimas. Para prevenirlo, es preciso evitar que pasen demasiado tiempo frente a las pantallas y ayudarles a desarrollar una actitud reflexiva y crítica respecto a los mensajes que les llegan, contrarrestando así la tendencia habitual que suele ser pasiva e irreflexiva.


Revisión bibliográfica realizada por:
Psic. Paula Cueva
Psicóloga Clínica
Escrito extraído de:
Fuente: Díaz M., . (2006). El acoso escolar y la prevención de la violencia desde la familia. Madrid: Dirección General de Familia, Comunidad de Madrid.



Escrito por: Psic. Paula Cueva

¿Cómo se siente hoy?

(FC) Doctor Antonio Aquino De Jesús a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2019 | Familycardservices