El duelo, ¿Es posible evitarlo?



A lo largo de nuestra vida los seres humanos vamos atravesar diferentes pérdidas que pueden ir desde rupturas sentimentales, enfermedades, crisis normales en nuestro desarrollo como la jubilación, y sobre todo el fallecimiento de nuestros seres queridos. Por lo que el duelo es una reacción normal a esta pérdida al vernos enfrentados a una realidad a la que estábamos acostumbrados o a la idea de no volver a ver a un ser querido, lo que nos lleva a un proceso de adaptación de nuestra nueva realidad.


No existe una receta mágica que nos evite el duelo y elimine el dolor, pero sí existen recursos que ayudan a vivir el proceso conscientemente y permiten superar las distintas etapas, evitando la aparición de comportamientos patológicos.


El duelo es un proceso circular, por lo cual tiene diferentes etapas las cuales han sido establecidas a través de los estudios sobre la muerte de la psicóloga Kübler-Ross, ella divide al proceso del duelo en 5 etapas:
Negación.


Surge como una respuesta inconsciente del ser humano, a modo de mecanismo de defensa, que impide la toma de conciencia de la pérdida. Durante esta fase, el doliente no toma conciencia de las consecuencias de la pérdida. Esto le lleva a procesos psicológicos como ensoñaciones, sensaciones de presencia o a revivir a la persona perdida mediante objetos y recuerdos.


Ira.


 El enfado aparece por la sensación de vacío. La sensación de falta de apoyo y soledad genera rabia o ira hacia uno mismo, hacia los otros o hacia nuestras propias creencias. Una de las preguntas más habituales en esta fase es: « ¿Por qué a mí?» 


Culpa. 


La culpa es la etapa más complicada, sobre todo cuando se producen pérdidas a las cuales no encontramos ni justificación ni razón. Puede prolongarse durante mucho tiempo y es muy importante trabajarla con algún profesional de la salud mental.


Tristeza-Depresión.


 Aparece meses después de la pérdida. Cuando el doliente comienza a tomar conciencia de la misma, intenta recordar su vida anterior, para lo cual utiliza fotos, recuerdos u objetos que le faciliten sensaciones de nostalgia que, poco a poco, comienza a perder. Esta etapa, a pesar de ser dura, abre la puerta a la aceptación, siendo la pregunta más frecuente: « ¿Y ahora qué hago yo?»


Aceptación.


 Es la última etapa del proceso. Llega el momento de aceptar la muerte o pérdida y de tratar de rehacer la vida. En esta etapa comienza a trabajarse con despedidas simbólicas de la persona querida y perdida, resignándose a esa pérdida y asumiendo que no queda otra que seguir hacia adelante.


Revisión bibliográfica realizada por:
Psic. Paula Cueva
Psicóloga Clínica
Escrito extraído de:
Fuente: Nevado M., González J.,. (Marzo-Octubre 2015). Afrontar el duelo. Plus es más, Nro 26, pag. 98.


Escrito por: Psic. Paula Cueva

¿Cómo se siente hoy?

(FC) Doctor Antonio Aquino De Jesús a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2019 | Familycardservices