La heteronormatividad como una forma de discriminación.


La heteronormatividad/heterosexismo, o el hecho de que una determinada sociedad establezca las relaciones heterosexuales como la norma a seguir, conlleva que se interioricen mensajes negativos acerca de las orientaciones sexuales e identidades de género más minoritarias. Esto hace que algunas personas LGTB (lesbianas, gays, trans y bisexuales) no puedan vivirse a sí mismas de forma positiva y sientan miedo y vergüenza de su propia orientación o identidad.


No son pocos los casos de personas profunda y visiblemente homófobas que han acabado admitiendo tras mucho tiempo su propia homosexualidad. Sin pretender en ningún caso transmitir la idea de que todas las personas homófobas son “en el fondo” homosexuales que no lo admiten, sí que creemos que estos casos son, precisamente, el reflejo de estos sentimientos de vergüenza de sí mismos de los que hablamos.
Aprovechamos para recordar dos cuestiones en relación a la orientación del deseo erótico. La primera de ellas es que la orientación del deseo no se define por las prácticas “que se tienen” sino por lo que sentimos (las atracciones, los enamoramientos, los deseos, quién nos gusta…). Se puede, por ejemplo, no haber tenido nunca ninguna práctica erótica con personas del mismo sexo y tener muy claro que nuestra orientación es homosexual. La segunda se refiere al hecho de que las prácticas sexuales no pertenecen “como tal” en exclusividad a ninguna orientación concreta. Por poner un ejemplo, la penetración anal puede ser una práctica homosexual o heterosexual.


La identidad de género, como ya sabemos, se refiere al sentimiento de pertenencia a un determinado género independientemente de hacia quien se pueda sentir atracción. Las personas trans sienten que pertenecen a un género pero que no se corresponde con el que les ha sido asignado socialmente en función de su aspecto y sus caracteres sexuales. 


Una persona trans puede ser, como sucede con el resto de personas, tanto heterosexual como homosexual.


Recordemos aquí que el género como tal es una construcción social que hace referencia a lo que se considera masculino y femenino en una determinada época y lugar concreto. Existen así ejemplos de otras sociedades y culturas con unas expectativas sobre lo masculino y lo femenino diferentes a la nuestra.
Es interesante conocer algunos ejemplos concretos de otras culturas en las que el género adquiere otros significados. Un ejemplo está en Oaxaca (México), donde están las Muxes (mushes) que son personas que se visten de mujer (se travisten) pero que no necesariamente se identifican como hombres ni como mujeres. Otro ejemplo está en la India, con el fenómeno de Los Hijras, que es el nombre que se les da a personas intersexuales (referido a que cuando nacen sus genitales tiene un aspecto ambiguo, de forma que a simple vista es difícil saber si son masculinos o femeninos). Estas personas adoptan un aspecto y conductas considerados femeninos, pero se identifican a sí mismos como pertenecientes a un tercer género (ni mujeres ni hombres).


Estos son algunos ejemplos del relativismo cultural en lo referente a lo que se considera típicamente masculino y femenino, ejemplos que incluso cuestionan la tradicional clasificación mujer/hombre.
Es conveniente saber que también existen personas que no aceptan ese dualismo entre género masculino y femenino, personas que se sienten al margen de los géneros establecidos (transgénero), otras que sienten no tener género (agénero), otras que se sienten entre los dos géneros (intergénero), etc.
Sin ninguna duda, la realidad es compleja, y la diversidad enorme, por lo que lo más importante es que respetemos siempre cómo estas personas se sienten.
Una dificultad de toda esta complejidad radica en cómo englobar en una sola expresión la enorme heterogeneidad de formas que existen de vivir identidades de género minoritarias. Hemos optado por utilizar el término trans. De esta forma intentamos representar con una sola palabra la vivencia de la identidad de género de chicas y chicos que no tienen por qué ser iguales entre sí, pero que tienen en común que la identidad de género que sienten no se corresponde con la que el resto de la sociedad les adjudica.
Las reivindicaciones más comunes de las personas trans tienen como objetivo la lucha contra la transfobia, la aprobación de leyes para la no discriminación, la despatologización de la transexualidad, el fomento del buen trato, y la difusión de información veraz y adecuada sobre las distintas realidades trans por parte de los medios de comunicación.


Revisión bibliográfica realizada por:
Psic. Paula Cueva
Psicóloga Clínica
Escrito extraído de:
Fuente: Azqueta I.,. (2014). Educar en la diversidad afectivo-sexual desde la familia, Cómo educar a favor de la igualdad de valor y contra la violencia por motivos de orientación sexual e identidad de género. Madrid: CEAPA


Escrito por: Psic. Paula Cueva

¿Cómo se siente hoy?

doctor Guatemala produccionAPE a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2019 | Familycardservices