Definición del Trastorno Mental


 

El miedo a lo desconocido ha generado en la humanidad a través de su historia,  la necesidad de explicar los fenómenos que son diferentes o incompresibles para ellos, desde la antigüedad  la enfermedad mental estuvo relacionado con causas sobrenaturales, posesiones diabólicas o castigos divinos, cuyo tratamiento se basaba en rituales, torturas, prácticas como la trepanación craneana, la cual consistía en agujerear el cráneo para dejar salir al demonio que se encontraba dentro de la víctima. Otra referencia al aislamiento y torturas que recibían las personas con trastornos mentales son los producidos en los manicomios en donde se institucionalizaba a las personas y eran sometidas a tratamientos como sumergirlos en agua fría, mantenerlos atados, aislados, y castigos físicos.  


Todas estas situaciones han ido fomentando las bases del estigma de los trastornos mentales vigentes hasta la actualidad. 


Definición:


 Todos conocemos o quizás hemos llegado a experimentar un trastorno mental, patologías como la depresión o ansiedad son de lo más común a nivel mundial, a pesar de eso muchas personas tienen recelo a los temas relacionados con la salud mental, debido al peso que socialmente y culturalmente representa tener un trastorno mental. Pero ¿qué es un trastorno mental?


Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, Quinta Edición (DSM V) un trastorno mental se define como:


Un trastorno mental es un síndrome caracterizado por una alteración clínicamente significativa del estado cognitivo, la regulación emocional o el comportamiento del individuo que refleja una disfunción de los procesos psicológicos, biológicos o del desarrollo que subyacen en su función mental. Habitualmente, los trastornos mentales van asociados a un estrés significativo o a discapacidad, ya sea social, laboral o de otras actividades importantes. Una respuesta pre-decible o culturalmente aceptable ante un estrés usual o una pérdida, tal como la muerte de un ser querido, no constituye un trastorno mental. Los comportamientos socialmente anómalos (ya sean políticos, religiosos o sexuales) y los conflictos existentes principalmente entre el individuo y la sociedad no son trastornos mentales, salvo que la anomalía o el conflicto se deba a una disfunción del individuo como las descritas anteriormente.


El diagnóstico del trastorno mental debe tener una utilidad clínica: debe ser útil para que el médico o profesional de la salud mental determine el pronóstico, los planes de tratamiento y los posibles resultados terapéuticos en sus pacientes. Sin embargo, el diagnóstico de un trastorno mental no equivale a una necesidad de tratamiento. La necesidad de tratamiento es una decisión clínica compleja que debe tomar en consideración la gravedad del síntoma, su significado.


Revisión bibliográfica realizada por:
Psic. Paula Cueva
Psicóloga Clínica
Fuente:APA (2014) Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, Quinta Edición. Madrid: Editorial Médica Panamericana.



Escrito por: Psic. Paula Cueva

¿Cómo se siente hoy?

(FC) Doctor Antonio Aquino De Jesús a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2019 | Familycardservices