Psicoterapia en el Trastorno Bipolar


Tal vez piense que la “psicoterapia” consiste en tumbarse en un sofá en una habitación oscura mientras que un analista con barba le formula una serie de preguntas difíciles sobre su niñez. La realidad es que la psicoterapia suele ser mucho más agradable que eso. La mayoría de las veces consiste en sentarse con un terapeuta, individualmente o en sesiones de grupo, y hablar sobre su trastorno y cómo afrontarlo. De hecho la psicoterapia se conoce a menudo como “terapia conversacional”.


La psicoterapia es una parte importante del tratamiento del trastorno bipolar y se lleva a cabo junto con la medicación. Su objetivo es garantizar que, una vez que tiene sus síntomas bajo control, dispone de las habilidades y estrategias para afrontar su enfermedad y poner en orden su vida.


La psicoterapia le ayudará a controlar su estado de ánimo, a responder positivamente ante cualquier factor desencadenante de sus síntomas y a crear un entorno de apoyo en el que poder vivir con su enfermedad. También se centrará en algunas de las habilidades necesarias para poner en orden su vida, una vez haya iniciado el camino de la recuperación.


Hay distintos tipos de psicoterapia que se llevan a la práctica de forma ligeramente diferente. Por tanto, podrá elegir el enfoque psicoterapéutico y el terapeuta con los que se sienta más cómodo. Su equipo médico le orientará sobre el tipo de psicoterapia más indicado para usted, o bien podrá conseguir información a través de organizaciones profesionales de terapeutas o de grupos de autoayuda formados por personas con trastorno bipolar.


Hay varios tipos de psicoterapia para tratar el trastorno bipolar:


-Terapia centrada en la familia (TCF): Este tipo de terapia reconoce que el trastorno bipolar puede afectar a familias enteras, no sólo a un individuo de la misma. Se enseñan técnicas a las familias para ayudarles a comunicarse mejor entre sí, afrontar las situaciones difíciles y ofrecerse apoyo mutuo. El objetivo es reducir los niveles de estrés dentro de la familia (los cuales pueden agravar los síntomas del trastorno bipolar) y crear un entorno de apoyo que contribuya a la recuperación del paciente.


-Terapia cognitivo-conductual (TCC): Consiste en un tratamiento estructurado que tiene como objetivo ayudarle a identificar y cambiar patrones de conducta y pensamiento poco saludables. Puede ser útil para combatir la depresión.


-La Terapia de ritmo interpersonal y social: El trastorno bipolar altera en muchas ocasiones los patrones de sueño y las rutinas normales de la vida diaria, lo cual, a su vez, puede afectar a las relaciones personales y crear dificultades en la forma en la que vive su vida. Esta terapia tiene como objetivo restablecer esos patrones, haciendo que su vida sea más controlable.


-Otras psicoterapias: Existen otras psicoterapias que se utilizan con frecuencia en personas con trastorno bipolar, por ejemplo, la arteterapia y la musicoterapia. Entre estas terapias, unas pueden resultar más útiles que otras. De hecho, algunas interfieren realmente con la estrategia adoptada por su equipo médico. Por consiguiente, es importante que informe a su médico o terapeuta de cualquier otro método que haya probado.


Revisión bibliográfica realizada por:
Psic. Paula Cueva
Psicóloga Clínica
Fuente: Morales G., Goikolea J., (2011), Aprendiendo a vivir con trastorno bipolar: Guía práctica, Barcelona, España


Escrito por: Psic. Paula Cueva

¿Cómo se siente hoy?

Gustavo Adolfo Samayoa Garcia a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2019 | Familycardservices