Pautas de crianza: poner límites (3 a 5 años)


La puesta de límites es la gran herramienta de crianza que impacta sobre la fortaleza emocional de los niños y niñas.


-Poner límites es enseñarles qué es lo que está bien y qué es lo que está mal, y permitirles desarrollar la capacidad de ajustarse inteligentemente a las normas.
-Cuando ponemos bien los límites, los niños se sienten más seguros, cuidados y valorados.


Al poner límites les damos:


-Una estructura comprensible que les permite entender lo que pasa a su alrededor.
-Guía y orientación para la vida, porque les señalamos el camino que consideramos más favorable para ellos.


La puesta de límites saludable tiene varios objetivos:


-Que entiendan el sentido de las reglas y aprendan a respetarlas porque las entienden y no por miedo u obediencia ciega.
-Que desarrollen la capacidad de controlar sus impulsos.
-Que desarrollen empatía.
-Que empiecen a aprender a tomar decisiones y a responsabilizarse de los resultados.
-Que aprendan a pensar, desarrollar y madurar su conciencia sobre lo que está bien y lo que está mal.
-Que se logre un buen clima de convivencia, disfrutable también para ellos.


A «portarse bien» o «portarse mal» se aprende


Enseñar a los niños a «portarse bien» da trabajo porque, como todo proceso de aprendizaje, lleva tiempo y requiere práctica, paciencia y firmeza.


-Para poner límites saludablemente hay que querer hacerlo y saber cómo hacerlo.


-La puesta de límites saludable solo es posible cuando la relación es sana; esto es: cálida, confiable, honesta y respetuosa.


-Es más importante hacer que hablar. Damos ejemplo todo el tiempo, sin proponérnoslo y sin darnos cuenta.


Poner límites es plantear una exigencia, es pedirle al niño o a la niña que haga algo que probablemente sea diferente de su impulso. Cuando le planteamos que no está permitido pegarle al hermanito aunque tenga mucha rabia, lo estamos confrontando a la dura pero imprescindible tarea de aprender a controlarse a sí mismo.


-Las reglas tienen que ser el resultado de una decisión pensada, no de una improvisación ni de un impulso.


-Las reglas responden a razones que hay que trasmitir, porque esos son los criterios que queremos que perduren en la cabeza del niño y de la niña.


-No podemos pedir ni exigir algo que no es posible o saludable para él o ella. Es preciso respetar la etapa de desarrollo en que se encuentra.


-Las reglas proponen desafíos que puedan cumplirse con algo de esfuerzo.


-Deben ser explicadas de manera clara y simple.


Las reglas sirven solo... 


-Si son positivas para su desarrollo y sensatas para sus posibilidades.


-Si nos aseguramos de que se cumplan.


-Si él o ella entiende cuáles son las consecuencias de cumplir y de transgredir.


Cuando un niño está sometido a una exigencia razonable, crece más seguro de sí mismo y más fuerte emocionalmente. Exigirle algo que puede hacer si se esfuerza un poquito es darle un voto de confianza en su capacidad para superarse y favorece su autoestima.


Cuando pedimos determinado comportamiento es necesario:


-Describir con claridad qué queremos y cuál es la conducta que deseamos.
-Asegurarnos de que nos escuchó y entendió.
-Ser lo más breves posible.

-Ser convincentes.
-Explicitar las consecuencias por su cumplimiento y por su incumplimiento.
-Ser muy persistentes.


SIN:


-Gritar ni amenazar.
-Ponerle etiquetas al niño o a la niña. Eso no servirá para corregir su conducta. Decirle «Eres un desordenado» resulta menos efectivo que señalarle «Tus juguetes están desordenados».
-Decir vaguedades tales como «Pórtate como una niña de cuatro años».
-Pedir comportamientos intermedios del tipo: «Tratá de no ensuciar el sillón».
-Hacer preguntas de las que no esperamos respuestas porque tampoco las tienen, tales como: «¿Cuántas veces te tengo que decir que...?».
-Creer que se portan mal a propósito, cuando en realidad ¡son niños chicos!, que recién están aprendiendo.


Revisión bibliográfica realizada por:
Psic. Paula Cueva
Psicóloga Clínica
Fuente: Trenchi, N., (2011), ¿Mucho, poquito o nada? Guía sobre pautas de crianza para niños y niñas de 0 a 5 años de edad.,Uruguay. UNICEF



Escrito por: Psic. Paula Cueva

¿Cómo se siente hoy?

(FC) Dra. Janet Monserrat Rubio Rodríguez a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2019 | Familycardservices