CONSERVACIÓN DE LOS MELONES


Al igual que otros muchos vegetales, el melón es un fruto de una planta trepadora que se cultiva a ras de suelo, por lo que es importante lavarlo bien con agua caliente y jabón antes de abrirlo, puesto que la superficie de la corteza puede estar contaminada con microbios y tierra.


Es importante recoger el melón en su punto de maduración para disfrutar de su sabor dulce. Cuando vayamos a la compra, lo mejor es elegir los melones teniendo en cuenta estos aspectos:


Tamaño: más pesados para su tamaño (igual que con la sandía).


Color: con poco o ningún color verde en la piel.


Tacto: que cedan un poco al apretarlos por los extremos del tallo y de las flores. Si cede demasiado y los dedos quedan pegajosos, es que está pasado.


Olor: los melones de verano deben tener un aroma agradable, pero los de invierno poco o ninguno.


Para conservarlos, es recomendable dejarlos unos pocos días en la nevera, cubiertos con un film transparente si están abiertos, ya que el fuerte olor que desprende puede impregnar otros alimentos. Es posible congelarlo, cortado a trozos y sin la cáscara, obteniendo así un delicioso y refrescante postre que encantará a los más pequeños.


Lic. Thalía Phuma
Nutricionista
Fuente: Bernácer, R. (2017) "CONSERVACIÓN DE LOS MELONES".



Escrito por: Nutricionista Thalía Phuma Ludeña

¿Cómo se siente hoy?

(FC) Doctor Antonio Aquino De Jesús a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2019 | Familycardservices