EL HUEVO EN LA COCINA


El manejo del huevo en la cocina pasa por el cumplimiento de unas normas higiénicas básicas. El huevo puede ser portador de bacterias nocivas con facilidad, por ello es importante comprarlos frescos y limpios, mantenerlos en refrigeración hasta el momento de cocinarlos, desechar aquellos que tengan la cáscara agrietada y consumir los platos que contengan huevos rápidamente, sobre todo si están crudos.


El huevo es uno de los ingredientes más versátiles en la cocina y la clave de su uso es el control de la temperatura. Cuando el nivel de calor es el adecuado, el aglutinamiento de las proteínas produce una clara suave y tierna, y una yema cremosa. Por el contrario, demasiado calor da lugar a una clara dura y gomosa, así como a una yema seca y desmenuzable.


La variedad de preparaciones disponibles, sólo o como parte integrante de una receta, permite que podamos disfrutar de su valor nutritivo de forma variada y habitual: cocidos, pasados por agua o tibios, fritos, en tortillas y revueltos. Asimismo, es fácil de incluir y combinar con otros ingredientes saludables pero menos atractivos, como las verduras y hortalizas, haciendo a éstas últimas más fáciles de consumir, sobre todo para los niños.


Lic. Thalía Phuma
Nutricionista
Fuente: Bernácer, R. (2017) "EL HUEVO EN LA COCINA".




Escrito por: Nutricionista Thalía Phuma Ludeña

¿Cómo se siente hoy?

(FC) Doctor Antonio Aquino De Jesús a sus órdenes.

doctor

¿En qué lo puedo ayudar?

doctor multidoctores
© 2019 | Familycardservices